Expositores Refrigerados

▷ Expositor Refrigerado Hostelería | Comprar en FrigeriaHostelería.com

Las vitrinas expositoras refrigeradas permiten guardar bebidas o alimentos, manteniéndolos a una temperatura de conservación óptima para su consumo. Gracias a sus puertas o frentes de cristal, el cliente puede ver y acceder fácilmente a los productos. Si no tienes mucho espacio de exposición, hay expositores de medidas reducidas para colocar sobre el mostrador.

¿Qué diferencia hay entre un expositor refrigerado y una vitrina normal? 

La respuesta a esta pregunta es bastante intuitiva: un expositor refrigerado cuenta con la posibilidad de mantener los alimentos, bebidas o cualquier producto almacenado en su interior a baja temperatura. Las vitrinas, en cambio, pueden ser neutras. Esto quiere decir que solo sirven para exponer los productos a los clientes. Podrán contemplarlos contando con un cristal que los separa de ellos, lo que garantiza un mayor grado de higiene. Pero si el producto que quieres poner a la vista de las personas que pasan por tu local es delicado y necesita unas condiciones específicas de temperatura, es necesario que la vitrina expositora o el armario expositor que elijas sean refrigerados.

Un modelo para cada tipo de negocio

No todos los locales o negocios tienen las mismas necesidades. Una pastelería que quiere mostrar sus tartas y dulces no necesitará el mismo tipo de expositor refrigerado que una tienda que vende bebidas a pie de calle. Antes de comprar un expositor refrigerado deberías plantearte cuáles son las necesidades concretas de tu negocio: ¿se va a abrir la puerta muy a menudo? ¿serán los clientes los que la abran, o los empleados? ¿qué cantidad de productos necesitas exponer? ¿se van a introducir a menudo productos a una menor temperatura para enfriarlos?

Pongamos como ejemplo el caso mencionado anteriormente, de una vitrina expositora refrigerada para la venta de bebidas en una pequeña tienda a pie de calle, en una zona muy turística. Probablemente en días de mucho calor los turistas acudan a la tienda de forma mucho más frecuente para coger botellas de agua o refrescos fríos. La puerta se abrirá mucho, con la consecuente pérdida de frío. Además el dependiente deberá estar reponiendo constantemente las bebidas, que con toda probabilidad no estarán frías cuando las coloque en los estantes. En este caso, la potencia y capacidad de enfriado del expositor deberá ser acorde a esta actividad. En cambio, la pastelería expondrá productos que probablemente no deberá reponer con tanta frecuencia si utiliza la vitrina solo para enseñar cuáles son sus tartas más populares. La puerta no se abrirá con tanta frecuencia y los productos no tendrán la misma rotación.

Tipos de refrigeración

Fijarte en el método de refrigeración de la vitrina también te puede ayudar a decidirte por el mejor modelo. Principalmente encontramos dos tipos de sistemas de refrigeración: ventilado y estático. El ventilador distribuye el frío en el interior de la vitrina a través de un ventilador. En la refrigeración estática, el frío se genera en las parrillas internas de la vitrina. El segundo tipo es recomendable en el caso de carnes o alimentos frescos, ya que evita que se resequen. 

Los expositores refrigerados permiten mantener los productos de su interior visibles para los clientes de bares, supermercados, pequeños comercios, hoteles o cualquier negocio de hostelería.

¡FrigeConsejo! Aprovecha la visibilidad que ofrecen estos expositores para colocar los productos de manera atractiva y aumentar tus ventas.