Salamandra Cocina

▷ Salamandra Gratinar Cocina Industrial | FrigeriaHosteleria.com ®

Una salamandra profesional cuenta con una resistencia eléctrica en su parte superior que irradia constantemente calor hacia los platos colocados en la base.

Este tipo de maquinaria, al igual que una plancha industrial para cocina o las mesas de trabajo, puede utilizarse en casas particulares, aunque es habitual que cubran las necesidades de cocinas profesionales en bares, restaurantes, hoteles, etc.

La salamandra de cocina en la hostelería

Esta máquina de hostelería está formada por una rejilla o parrilla con una fuente de calor que sirve para gratinar o dar un último golpe de calor de forma rápida a raciones, bocadillos, tapas y pequeños platos. Su aspecto exterior se asemeja al de una tostadora, con la que coincide en algunas de sus características. La principal diferencia es que una salamandra tiene una potencia calorífica superior.

En una salamandra de cocina estándar, su techo en altura regulable permite que se ajuste la distancia entre el plato y la fuente de calor, según sean las necesidades. Algunos modelos, sin embargo, no tienen techo móvil e incorporan una segunda fuente de calor en la base.

Una de las ventajas de esta máquina de cocina es que evita la liberación de hidrocarburos aromáticos y aminas heterocíclicas, partículas dañinas que pueden impregnar la comida y aparecer a causa de la combustión de la grasa.

¿Por qué se llama así la salamandra?

En el siglo XVIII ya existía otra herramienta que cumplía con las funciones de la actual salamandra de cocina, aunque de una forma más primitiva. Se trataba de un plato de metal que era manejado con un largo mango y que se apoyaba en el fuego con el fin de dorarlo desde la parte superior. El curioso nombre de “salamandra” procede de los mitos existentes respecto a este anfibio que afirmaban que era un animal inmune al fuego.

Otra características de las salamandras profesionales

Los elementos que determinan la capacidad de trabajo y el funcionamiento de las salamandras son los siguientes:

Potencia

El rango de potencia de la mayoría de estas máquinas se encuentran entre los 2 y los 4 kW, aunque excepcionalmente pueden llegar hasta los 7,4 kW.

Temperatura

La alta potencia de una salamandra de cocina es comparable a la de un horno, pudiendo llegar incluso hasta los 300ºC.

Salamandras eléctricas y a gas

La mayoría de modelos funcionan con energía eléctrica, aunque son las de gas las que poseen una potencia calórica superior. La ausencia de techo móvil en estas últimas es suplida con una base en altura regulable.

Las salamandra de cocina a gas cuentan con las habituales medidas de seguridad de las máquinas que funcionan con GLP: llama piloto, encendido con piezo eléctrico y válvulas con termopar de seguridad.

Abiertas, laterales y cerradas

Las salamandras son máquinas de sobremesa susceptibles, en algunos casos, de ser fijadas en la pared. Para estos últimos modelos se requiere la adquisición de los soportes que faciliten los fabricantes. Las salamandras profesionales puede ser de 3 tipos:

  • Abiertas: de techo móvil y con un único lateral cubierto, en el que se encuentra montado el techo en altura regulable.
  • Laterales: sin techo móvil y abiertos por 3 laterales, aunque al estar fijados en la pared los laterales abiertos en la práctica son 2.
  • Cerradas: los alimentos se introducen por un único lateral abierto. Tienen un aspecto muy parecido al de las tradicionales tostadoras industriales. Una salamandra de cocina es un impagable aliado en cualquier local de restauración que quiera ofrecer a sus clientes el mejor de los servicios.

Una salamandra de cocina es una máquina fundamental en la hostelería, ya que sirve para dar un último golpe de calor a ingredientes que ya están cocinados antes de emplatarlos. También es común utilizarla para gratinar, dorar o tostar determinados productos